Día de Pascua

¿Qué significado e importancia tiene la Semana Santa? Espero que este artículo les ayude a prepararse para las celebraciones de la Semana Santa que expresan tan poderosamente las buenas nuevas de nuestro Salvador Jesucristo.

Los detalles del Domingo de Pascua a menudo son objeto de debate: la cronología y la cuestión de celebrar o no la Pascua (dado el hecho de que existen muchas tradiciones de origen pagano). Los miembros mayores de la iglesia de la Iglesia de Dios Mundial (Grace Communion International) aún pueden recordar que incluso tuvimos un tratado sobre este tema.

Sin embargo, la mayoría de los creyentes de hoy creen que no es nada pagano celebrar la resurrección de Jesús. Finalmente, en Semana Santa, se proclama el corazón del Evangelio que celebra el momento más importante de la historia humana. Un evento innovador para cualquiera que haya vivido. Es el evento que hace la diferencia en nuestras vidas, ahora y para siempre. Desafortunadamente, las celebraciones de Semana Santa a menudo son solo la versión abreviada del evangelio de una transacción que involucra la gratificación personal y la realización individual. Tales ideas dicen: estás haciendo tu parte y Dios hará su parte. Acepte y obedezca a Jesús como su Salvador y Dios lo recompensará aquí y ahora a cambio y le dará acceso a la vida eterna. Eso suena como una buena oferta, pero ¿es eso?

Es cierto que Dios quita nuestro pecado y, a cambio, otorga la justicia de Jesucristo para recibir la vida eterna. Sin embargo, es todo menos una transacción de trueque. La buena noticia no es sobre un trueque de bienes y servicios entre dos partes. Comercializar el evangelio como si de un oficio se tratara deja una impresión errónea en las personas. En este enfoque, el enfoque está en nosotros. Ya sea que estemos de acuerdo con el negocio o no, nos lo podamos permitir o no, o si nos estamos preguntando si vale la pena el esfuerzo. En el centro están nuestra decisión y nuestras acciones. Pero el mensaje de la Pascua no es principalmente sobre nosotros, sino sobre Jesús. Se trata de quién es él y de lo que hizo por nosotros.

Junto con las celebraciones de la Semana Santa, el domingo de Pascua es el punto de inflexión de la historia humana. Los acontecimientos han llevado a la historia a otro final. La humanidad y la creación son enviadas a un nuevo camino. ¡Todo ha cambiado con la muerte y resurrección de Jesucristo! La Pascua es mucho más que una metáfora para la nueva vida expresada por los huevos, los conejos y la nueva moda de primavera. La resurrección de Jesús fue mucho más que la culminación de su ministerio terrenal. Los eventos del domingo de Pascua anunciaron una nueva era. En la Pascua, comenzó una nueva fase de la obra de Jesús. Jesús invita a todos los que lo reconocen como su Salvador personal a ser parte de su ministerio y a proclamar a toda la humanidad las buenas nuevas de la nueva vida que Cristo trae.

Aquí están las palabras del apóstol Pablo en el 2. Corintios:
Por lo tanto, de ahora en adelante, ya no conocemos a nadie sobre la carne; y aunque conocimos a Cristo según la carne, ya no lo conocemos ahora. Por lo tanto, si alguien está en Cristo, es una nueva criatura; lo viejo ha pasado, he aquí, algo nuevo se ha vuelto. Pero todo Dios, que nos reconcilió consigo mismo a través de Cristo y nos dio el ministerio que predica la reconciliación. Porque Dios estaba en Cristo y se reconcilió consigo mismo con el mundo y no les atribuyó sus pecados y elevó la palabra de reconciliación entre nosotros. Así que ahora somos embajadores de Cristo, porque Dios amonesta a través de nosotros; ¡Así que ahora le pedimos a Cristo que se reconcilie con Dios! Porque hizo que el que no conoció pecado fuera pecado por nosotros, para que en Él podamos llegar a ser la justicia de Dios.

Como colaboradores, les exhortamos a que no reciban la gracia de Dios en vano. Pues él dice: "Te he oído en el tiempo de gracia y te he ayudado en el día de la salvación." He aquí, ahora es el tiempo de gracia, he aquí el día de la salvación "(49,8. Cor 2-5,15).

Desde el principio, el plan de Dios fue renovar la humanidad y la culminación de este plan fue la resurrección de Jesucristo. Este evento sobre 2000 hace años transformó la historia, el presente y el futuro. Hoy, vivimos en el tiempo de la gracia, y es un momento en que nosotros, como seguidores de Jesús, somos llamados a vivir la vida misionera y vivir una vida significativa y significativa.

por Joseph Tkach


pdfDía de Pascua