luto

610 de luto Una ligera brisa sopló en el aire de la mañana cuando la guardia de honor militar quitó la bandera con las barras y estrellas del ataúd azul y plateado, la dobló y entregó la bandera a la viuda. Rodeada de sus hijos y nietos, aceptó en silencio la bandera y las palabras de agradecimiento por el servicio de su difunto esposo a su país.

Para mí fue el segundo funeral en unas pocas semanas. Mis dos amigos, uno de los ahora viudos y otro que ahora es viudo, perdieron a sus cónyuges prematuramente. Ninguno de los dos fallecidos había alcanzado los "setenta" años bíblicos.

Un hecho de vida

La muerte es un hecho de la vida, para todos nosotros. Nos asusta esta realidad cuando muere alguien a quien conocemos y amamos. ¿Por qué parece que nunca estamos completamente preparados para perder a un amigo o ser querido por la muerte? Sabemos que la muerte es inevitable, pero vivimos como si nunca muriéramos.

Después de enfrentarnos repentinamente con nuestra pérdida y nuestra propia vulnerabilidad, todavía tenemos que seguir adelante. En muy poco tiempo se espera que actuemos como siempre, que seamos la misma persona, sabiendo todo el tiempo que nunca seremos los mismos.

Lo que necesitamos es tiempo, tiempo para pasar por el dolor, el dolor, la ira, la culpa. Necesitamos tiempo para curarnos. El año tradicional puede ser suficiente para algunos y no para otros. Los estudios muestran que las grandes decisiones sobre mudarse, encontrar otro trabajo o volver a casarse no deben tomarse durante este tiempo. El joven viudo o viudo debe esperar hasta que esté mental, física y emocionalmente equilibrado antes de tomar decisiones de gran alcance en su vida.

El dolor puede ser abrumador, insoportable y debilitante. Pero no importa cuán terrible sea, los afligidos tienen que pasar por esta fase. Aquellos que intentan bloquear o evitar sus sentimientos solo están prolongando su experiencia. El duelo es parte del proceso que debemos atravesar para llegar al otro lado, para recuperarnos por completo de nuestra dolorosa pérdida. ¿Qué debemos esperar durante este tiempo?

Las relaciones cambian

La muerte de un cónyuge convierte a una pareja casada en soltera. Una viuda o viudo tiene que hacer un gran ajuste social. Tus amigos casados ​​seguirán siendo sus amigos, pero la relación no será la misma. Las viudas y las viudas deben sumar a su círculo de amistades al menos una o dos personas más que se encuentren en la misma situación. Solo otra persona que haya sufrido lo mismo puede comprender verdaderamente y compartir la carga del dolor y la pérdida.

La mayor necesidad de la mayoría de las viudas y viudos es el contacto humano. Hablar con alguien que sepa y entienda por lo que está pasando puede ser muy alentador. Y cuando surja la oportunidad, pueden impartir el mismo consuelo y aliento a otras personas necesitadas.

Si bien puede que no sea fácil para algunos, llega el momento en que tenemos que dejar ir psicológicamente a nuestra ex pareja. Tarde o temprano ya no debemos “sentirnos casados”. El voto matrimonial dura "hasta que la muerte nos separe". Si necesitamos volver a casarnos para lograr nuestras metas en la vida, entonces debemos sentirnos libres de hacerlo.

Nuestra vida y nuestro trabajo deben continuar. Fuimos puestos en esta tierra y se nos dio un lapso de vida único para formar el carácter que necesitaremos por la eternidad. Sí, debemos llorar y no debemos acortar demasiado rápido este trabajo de duelo, pero solo tenemos relativamente pocos años en este planeta. Finalmente debemos ir más allá de este sufrimiento: debemos comenzar a trabajar, a servir y a vivir la vida en plenitud nuevamente.

Respondiendo a la soledad y la culpa

Experimentarás la soledad con tu cónyuge fallecido durante bastante tiempo. Cada pequeño objeto que te recuerda a él o ella a menudo te hará llorar. Puede que no tengas el control cuando te salgan esas lágrimas. Eso es de esperar. No se sienta avergonzado o avergonzado por expresar sus sentimientos. Aquellos que conocen su situación comprenderán y apreciarán su profundo amor por su cónyuge y su sensación de pérdida.
Durante esas horas de soledad, no solo se sentirá solo, sino que también se sentirá culpable. Es natural mirar atrás y decirse a sí mismo: "¿Qué habría sido quién?", "¿Por qué no lo hice?", O "¿Por qué lo hice?". Sería maravilloso si todos fuéramos perfectos, pero no lo somos. Todos podemos encontrar algo de lo que sentirnos culpables cuando uno de nuestros seres queridos muere.

Aprenda de esta experiencia, pero no deje que se arraigue. Si no ha mostrado suficiente amor o aprecio por su pareja, tome una decisión ahora para convertirse en una persona más amorosa que valora más a los demás. No podemos revivir el pasado, pero ciertamente podemos cambiar algo sobre nuestro futuro.

Viudas ancianas

Las viudas, especialmente las viudas mayores, sufren durante más tiempo el dolor de la soledad y el dolor. Las presiones de una posición económica más baja más la sociedad centrada en la pareja en la que vivimos, combinadas con las presiones de la vejez, son a menudo muy paralizantes para ellos. Pero si eres una de esas viudas, debes aceptar que ahora tienes un nuevo rol en tu vida. Tienes mucho que dar para compartir con los demás, sin importar la edad que tengas.

Si no ha desarrollado algunos de sus talentos debido a las responsabilidades que tiene con su esposo y su familia, ahora sería el momento ideal para corregirlos. Si se requiere más formación, suelen estar disponibles escuelas o seminarios. Es posible que se sorprenda al ver cuántas personas con canas hay en estas clases. Es probable que descubra que tienen pocos problemas para ponerse a la altura de sus colegas más jóvenes. Es asombroso lo que puede hacer la devoción seria por el estudio.

Es hora de que establezcas algunas metas. Si la educación formal no es para ti, analiza tus habilidades y capacidades. ¿Qué es lo que realmente te gusta hacer? Vaya a una biblioteca, lea algunos libros y conviértase en un experto en el campo. Si te gusta invitar gente, hazlo. Aprenda a ser un gran anfitrión o anfitriona. Si no puede pagar los alimentos necesarios para el almuerzo o la cena, haga que todos traigan un plato. Involúcrate más en tu vida. Conviértete en una persona interesante y encontrarás a otras personas atraídas por ti.

Cuida bien tu salud

Un aspecto muy importante de la vida que muchas personas descuidan es la buena salud. El dolor por perder a alguien puede desaparecer física y mentalmente. Esto puede ser especialmente cierto en el caso de los hombres. Ahora no es el momento de descuidar su salud. Programa una cita para un examen médico. Cuide su dieta, peso y nivel de colesterol. ¿Sabía que la depresión se puede controlar agregando más ejercicio a su rutina diaria?

Según su capacidad, consiga buenos zapatos cómodos y comience a caminar. Haga un plan para las caminatas. Para algunos, las primeras horas de la mañana son las mejores. Otros pueden preferir esto más tarde en el día. Salir a caminar también es una buena actividad para incluir con amigos. Si caminar le resulta imposible, busque otra forma inteligente de hacer ejercicio. Pero no importa lo que hagas, empieza a moverte.

Evite el alcohol como muleta

Tenga mucho cuidado con el uso de alcohol y otras drogas. Muchos han tratado de erradicar sus dolencias abusando de sus cuerpos con un exceso de alcohol o el uso indebido de sedantes. El alcohol no es una cura para la depresión. Es un sedante. Y como otras drogas, es adictivo. Algunas viudas y viudos se volvieron alcohólicos.

Un buen consejo es evitar esas muletas. Eso no significa que tengas que negarte a beber en una ocasión social, pero siempre de forma muy moderada. Nunca beba solo. Beber vino, vaso sobre vaso o consumir otro alcohol para dormir por la noche tampoco ayuda. El alcohol interrumpe los hábitos de sueño y puede causarle cansancio. Un vaso de leche tibia funciona mucho mejor.

No te aísles

Manténgase en contacto con la familia. Es principalmente la mujer la que escribe, llama o se mantiene en contacto con la familia. Un viudo puede tener una tendencia a ignorar estos deberes y, por lo tanto, sentirse extremadamente aislado. A medida que pasa el tiempo, es posible que desee acercarse a su familia. En nuestra sociedad móvil, las familias suelen estar dispersas. Las viudas o viudos a menudo se encuentran a cientos o miles de kilómetros de sus parientes más cercanos.

Pero de nuevo, no se apresure. Su antigua casa, rodeada de vecinos familiares, puede ser su refugio. Planifique reuniones familiares, examine su árbol genealógico, comience un libro de historia familiar. Sea un activo, no un pasivo. Como en todas las situaciones de la vida, no debes esperar las oportunidades. En cambio, deberías salir a buscarlos.

¡Servirte!

Busque oportunidades para servir. Asociarse con todos los grupos de edad. Los solteros más jóvenes deben poder hablar con las personas mayores. Los niños necesitan contacto con personas que tengan tiempo para prestarles atención. Las madres jóvenes necesitan ayuda. Los enfermos necesitan aliento. Ofrezca su ayuda donde sea que se necesite ayuda y donde pueda hacerlo. No se limite a sentarse y esperar, esperando que alguien le pida que vaya o haga algo.

Sea el mejor vecino más preocupado del bloque o complejo de apartamentos. Algunos días requerirá más esfuerzo que otros, pero valdrá la pena.

No descuides a tus hijos

Los niños enfrentan la muerte de manera diferente según su edad y personalidad. Si tiene hijos que todavía están en casa, recuerde que está tan traumatizado por la muerte de su cónyuge como usted. Aquellos que parecen necesitar la menor atención pueden ser los que más necesitan su ayuda. Incluya a sus hijos en su dolor. Si los expresan juntos, se forjarán más juntos como familia.

Intente volver a encarrilar a su hogar lo antes posible. Tus hijos necesitan la estabilidad que solo tú puedes dar y tú también la necesitas. Si necesita una lista de tareas pendientes de lo que debe hacer cada hora y todos los días, hágalo.

Preguntas sobre la muerte

Los puntos de este artículo son cosas físicas que puede hacer para ayudarlo en este momento más difícil de su vida. Pero la muerte de un ser querido también puede llevarlo a cuestionar seriamente el sentido de la vida. Los amigos que mencioné al principio de este artículo sienten la pérdida de su cónyuge, pero no están desesperados ni desesperados por la pérdida. Entienden que la vida aquí y ahora es temporal y que Dios tiene mucho más reservado para ti y tus seres queridos que las dificultades y pruebas de esta fugaz vida física. Aunque la muerte es el fin natural de la vida, Dios está profundamente preocupado por la vida y la muerte de cada individuo que pertenece a su pueblo. La muerte física no es el final. Nuestro Creador, que conoce a cada gorrión que cae al suelo, ciertamente no pasará por alto la muerte de ninguna de sus criaturas humanas. Dios es consciente de esto y se preocupa por usted y sus seres queridos.

por Sheila Graham