¡Toma tu espada!

... La espada del Espíritu, que es la palabra de Dios (Efesios 6: 17).

En el momento del apóstol Pablo, los soldados romanos tenían al menos dos tipos diferentes de espadas. Uno se llamaba Rhomphaia. Tenía 180 a 240 cm de largo y se usaba para cortar las extremidades y las cabezas de los soldados enemigos. Debido a su tamaño y peso, tenías que sostener la espada con las dos manos. Esto hizo imposible que el soldado usara un escudo al mismo tiempo, dejándolo desprotegido contra flechas y lanzas.

La otra espada se llamaba Machaira. Esta fue una espada corta. Era ligero y permitía al soldado manejarlo fácil y rápidamente. Sólo tomó una mano, lo que permitió al soldado llevar un escudo. Este es el segundo tipo de espada que Pablo menciona aquí en Efesios.

La espada del Espíritu, la Palabra de Dios, es la única arma espiritual ofensiva de la armadura de Dios, todas las demás se usan a la defensiva. Aunque también puede defendernos contra un golpe del enemigo cuando la hoja se gira hacia un lado. Pero este es el único tipo de arma que realmente mantiene y supera a nuestro enemigo, que en última instancia es Satanás.

La pregunta es, ¿cómo podemos practicar esta espada en nuestras vidas? Aquí hay algunos principios importantes acerca de la Palabra de Dios que podemos usar activamente:

  • Escuchar activamente el sermón sobre la Palabra de Dios. - Venga a la reunión congregacional regularmente para escuchar cómo se explica la Palabra de Dios.
  • Lea la Palabra de Dios: tómese el tiempo para leer la Biblia para comprender todo el mensaje.
  • Estudie la Palabra de Dios: profundice más que simplemente lea las Escrituras. Comience a averiguar el significado para el destinatario original y compárelo con cómo puede aplicar la Palabra de Dios hoy.
  • Medite en la Palabra de Dios: piense en lo que lee, mastíquelo y reflexione sobre lo que ha leído. En otras palabras, deja que tu alma y tu corazón penetren en la Palabra de Dios.
  • Recordemos la palabra de Dios. Cuanto más tengamos la Palabra de Dios en nuestros corazones, más improbable será que rompamos el camino correcto. Cuando nos enfrentamos a situaciones y tratamos de rendirnos a la carne y al mundo que nos rodea, debemos prepararnos para la lucha espiritual. La Palabra de Dios debe trabajar dentro de ti y estar lista para dirigir tus pensamientos a propósito.
  • Cite la palabra de Dios: esté listo y sea capaz de dar una respuesta cuando y donde sea necesario.

Todas estas actividades en conexión con la Palabra de Dios no son simplemente conocimiento por el conocimiento. Se trata más de ganar sabiduría, entender cómo se usa la Biblia en la práctica, para que podamos usar esta arma con habilidad y de manera apropiada. Debemos ser guiados por la espada del Espíritu, estar familiarizados con el manejo de esta arma y buscar constantemente la guía de Dios. Pidamos sabiduría donde nos falta sabiduría. No queremos descuidar la palabra de Dios, de lo contrario nuestra espada se desafilará contra nuestro enemigo. Si usamos el arma, la espada que el Señor nos ha dado, correctamente, podemos ganar en esa batalla espiritual.

Gebet

Padre, nos has dado tu palabra como fuente inagotable. Que nuestra vida se cumpla con ello. Ayúdanos a seguir repitiendo tu Palabra. Permítanos usar su palabra de manera efectiva y sabia en las batallas espirituales que enfrentamos. En el nombre de Jesús, Amén.

por Barry Robinson


pdf¡Toma tu espada!